Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_top position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_bottom position below the menu.
Iniciar Sesión

Sample Sidebar Module

This is a sample module published to the sidebar_bottom position, using the -sidebar module class suffix. There is also a sidebar_top position below the search.
Artículos

Sociedad de Medicina del Trabajo de la Pcia. de Bs.As.

La Prevención de Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ENT) como herramienta en el control del ausentismo laboral

samantha Kameniecki

Dra. Samanta C. Kameniecki
Jefa de Servicio de Salud Laboral, Prevención y Medicina del Trabajo
Hospital de Pediatría SAMIC Prof. Dr. Juan P. Garrahan

En una Institución de salud del ámbito público de la Ciudad de Buenos Aires se objetivó un incremento del ausentismo correspondiente al año 2015.
Las causas fueron a expensas de patología psiquiátrica, reumato-traumatológica y cardiovascular, entre otras afecciones crónicas que, conjuntamente, se denominan enfermedades no transmisibles (ENT).
De la misma forma, las ENT generan incorporación de personal de reemplazo así como sobrecarga laboral en los empleados y aumento de los gastos en el presupuesto de la Organización con impacto directo en la Salud Pública.

Las ETN son un grupo de patologías que no se transfieren de persona a persona y se ven acrecentadas por factores de riesgo no modificables como el sexo, el envejecimiento y la urbanización rápida
Evolucionan lenta e insidiosamente afectando predominantemente a las personas que habitan en países de ingresos bajos y medios, en los cuales se registran casi el 75% de las muertes por esta causa.
16 millones de los decesos atribuidos a las ENT se producen en menores de 70 años.

Los cambios medioambientales, socioeconómicos y tecnológicos han promovido estilos de vida no saludables (tabaquismo, sedentarismo, consumo problemático de sustancias psicoactivas y dietas malsanas) los cuales aumentan el riesgo de morir a causa de las ENT.
La salud individual y colectiva se relaciona fuertemente con el entorno en donde las personas viven, trabajan y pasan su tiempo de ocio.
Se considera al empleo como un espacio dignificante en el cual la población se desenvuelve en convivencia durante la mitad de su día vigil. Tiene un rol socializador y organizador de periodos.
Paradójicamente, es un determinante fundamental en el aporte de nuevos riesgos para la salud del hombre.
Esta situación se acrecienta en los sistemas sanitarios porque, quienes son los encargados de velar por la salud de la comunidad, suelen hacer poco por la propia.
Las organizaciones que los emplean comúnmente adoptan una modalidad dual: bregan por el cuidado de la salud de sus pacientes desatendiendo la de sus trabajadores: un círculo generador de nuevos enfermosque se retroalimenta permanentemente.
Los adultos revisten un promedio de 8 horas diarias en su lugar de trabajo por lo tanto es cardinal que este sea un espacio que promueva una cultura de estilo de vida saludable a fin de disminuir el impacto y la incidencia de las ETN entre los trabajadores y, transitivamente, en la comunidad generando un sentido de pertenencia institucional al fomentar un envejecimiento sano y activo del colectivo laboral.
Basándonos en la evidencia científica y lineamientos de la OMS, la OPS y el Ministerio de Salud de la Nación Argentina se propuso implementar un Programa de Salud para los trabajadores de la Institución que apunte a la prevención primaria (promoción), secundaria (detección precoz) y terciaria (tratamiento oportuno) de las ECN.
Se formuló una estrategia de bajo costo utilizando los recursos materiales y humanos disponibles en la institución que se caracterizara, además, por ser sustentable, sostenible y replicable.

8 Pasos

Se han seguido los 8 pasos recomendados en el Anexo I de “Estrategias para la Promoción de la Salud en los lugares de trabajo para las Américas y el Caribe”:

1. Obtener el apoyo de la Dirección/Gerencia: Esto implicó no solamente fomentar el deseo de patrocinar la iniciativa sino también adquirir un compromiso real y activo para llevarla a cabo.La Dirección Médica Ejecutiva enmarcó al Proyecto mediante una Disposición y colocándo al mismo bajo la órbita de la Gerencia de Recursos Humanos.
2. Establecer un Comité Coordinador. Se creó un Comité Intersectorial para administrar el proyecto que incluyó tanto a representantes de los diversos tramos como a las agrupaciones sindicales.
3. Realizar una evaluación de necesidades de la fuerza laboral, con base en los factores de riesgo que inciden en la salud. Se recopiló información pertinente a las necesidades y preocupaciones en materia de salud y seguridad de los trabajadores mediante una encuesta anónima y voluntaria. Asimismo se evaluaron las políticas y las prácticas de seguridad existentes en el establecimiento. La meta fue identificar los principales problemas o inquietudes que, según los perciben empleados y empleadores, afectan a su salud en el trabajo.
4. Ordenar las necesidades según una escala de prioridades. Se elaboró un perfil de salud sobre la base de los resultados de la evaluación de necesidades lo que le permitió al Comité ordenar los problemas identificados según una escala de prioridades en función del interés y la necesidad, los posibles riesgos para la salud y los recursos disponibles.
5. Elaborar un plan de acción. Se confeccionó sobre la base de las necesidades y problemas que se pesquisaron como de interés prioritario. Se incluyeron objetivos alcanzables a corto y mediano plazo, un cronograma, asignación de funciones y responsabilidades para su ejecución y una estrategia de evaluación.
6. Ejecutar el plan. El comité coordinador pasó a poner en práctica el plan. Durante todas las etapas de ejecución, la participación activa de los trabajadores fue crucial.
7. Evaluar el proceso y sus resultados. Fue esencial para constatar si el programa avanzaba en relación a lo planificado, identificar logros y problemas y obtener retroalimentación para mejorarlo. La evaluación de procesos fue una constante en todas las etapas del proyecto. Se establecieron metas y mecanismos para valorar la repercusión inmediata del proyecto sobre las personas y el medioambiente, así como resultados a largo plazo.
8. Revisar y actualizar el programa. Sobre una base de evaluación, incluidas las prioridades no satisfechas y la disponibilidad de recursos, se formularon planes para hacer un seguimiento de las actividades y establecer mecanismos para lograr la sostenibilidad.

Proyecto HaPeSa (Hacia un Peso Saludable):
Se comunicó al colectivo laboral el resultado de la encuesta a fin de generar impacto en relación a los datos obtenidos invitando a una presentación del programa a quienes se encontraran interesados. Se habilitó una casilla de mail a tal fin.
Se conformaron grupos con los agentes inscriptos, cerrados y coordinados, con la inclusión de un máximo de 20 trabajadores en cada uno a los que se ofreció un circuito de actividades regladas que constaron en: reunión informativa, citación al Servicio de Salud Laboral para evaluación clínica y psicológica, concurrencia a talleres y charlas sobre diversos temas de salud y prevención, inclusión en una caminata, entre otros.

En la evaluación clínica realizada por médicos del Servicio de Salud Laboral de la Institución, se efectuó un examen psicofísico exhaustivo, protocolizado e individual.
Se pautó una entrevista con la Psiquiatra del equipo a fin de pesquisar, mediante escalas heteroadministradas, indicadores de depresión y ansiedad.
Se entregó material didáctico y folletería acerca de alimentación saludable, actividad física, prevención y detección precoz de enfermedades crónicas y de transmisión sexual.
Se prescribieron órdenes para realización de estudios complementarios e interconsultas, en caso de ser requeridos, y se otorgó nuevo turno para control y seguimiento.

Los objetivos del examen fueron una excusa para favorecer el acercamiento de los trabajadores al Sistema de Salud a través de un Servicio de Salud Laboral “amigable”.

Con los datos obtenidos se completó la Historia Clínica Ocupacional y se obtuvo el apto médico para la inclusión en el programa de actividad física: un grupo de caminata reglada, de 30 minutos de duración con una frecuencia bisemanal en un circuito creado a tal fin (interno o externo, según horario y situación climática).

Cada grupo contó con el acompañamiento y seguimiento de un coordinador integrante de alguna de las Asociaciones Sindicales.
En forma paralela, se propusieron actividades tales como Taller de factores psicosociales disparadores de conductas no saludables (dictado por Salud Mental), Curso transversal sobre Alimentación Saludable y preparación de viandas adecuadas a los requerimientos (dictado por el Servicio de Alimentación) y que -además- otorga puntos para la Carrera Hospitalaria, Prevención y tratamiento de ENT, Adicciones , Exámenes en salud del individuo sano, entre otros.

Se dispuso que el Comedor ofreciera un Menú Saludable diario a un precio promocional y oferta de snaks acordes.

Se evaluó el impacto del proyecto al año de implementado para rediseñar su estructura en plan de mejora continua.

Conclusiones:
Si bien no se objetivó una disminución significativa en el ausentismo global, sí se acortaron las licencias de corto y largo tratamiento de los agentes incluidos en el Programa en relación con el grupo control.
El primer y mayor desafío fue - y continúa siendo- apaciguar la resistencia de la Alta Dirección para incluir ala Prevención como ítemcardinal de la Política de la Institución.

El personal de salud tiene características propias que son inherentes a su cotidianeidad, relacionadas al trato con situaciones de gravedad y urgencia permanente.

Esto, entre otras circunstancias, hace que generen obstáculos en cuanto a posicionarse como sujetos vulnerables.
Reposicionarse en un doble rol brindando y recibiendo cuidados de salud requiere de un arduo trabajo y acompañamiento a fin de franquear la resistencia de los trabajadores del sector.

El mero registro del ausentismo a cargo del Servicio de Salud Laboral felizmente va quedado velado por nuevas tendencias que colaboran con el bienestar de sus empleados para favorecer la emergencia de sujetos sanos y jubilados activos.
Empoderando a los trabajadores en lo relacionado a su autocuidado y la provisión de herramientas mediante Programas institucionales, colectivos y multisectoriales aumentará el bienestar global,se estimulará la motivación, mejorará el trato hacia EL OTRO, transformando estilos de vida poco saludablespara llegar a un envejecimiento vital.

Actualmente el Grupo HaPeSa sigue funcionando con gran compromiso. Cada martes y jueves comienza a sonar el grupo de WattsApp que hemos creado avisando quién realizará la caminata, quién se encuentra con trabajo impostergable, quién se inscribió en el taller…
Pero también suena otros días y por otros motivos: los de feliz cumpleaños, aviso de casamiento, una nueva dieta que le está resultando efectiva a alguien, la decisión de someterse a una cirugía bariatrica.
El Proyecto se ha convertido en un Grupo de Pertenencia de personas diversas con necesidades similares.
Se ha solicitado en Comisión Mixta declarar al Grupo HaPeSa de Interés Institucional.

Artículo publicado en la Revista Seguridad Laboral Latam
Segundo semestre 2017

Http://seguridad-latam.es

 

Contáctenos

 Estamos para atenderlo y asesorarlo durante los siguientes horarios:

Lunes a Viernes10:00 hs a 20:00 hs

Sábado y Domingo : Cerrado

Av. Cordoba 1324 5 B

CABA1055 Argentina

 Llámenos: +54 11 4371-0753/0047  Escríbanos Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.